Archivo de la categoría: trucos

pásalo

los trucos de la abuela

Este enero mi madre me regaló un taco-calendario que se llama ‘Remedios eficaces de la abuela’, así que cada mañana comienzo la jornada ampliando el saber con un par de trucos caseros.

No os creáis, algunos son realmente prácticos, del tipo: si se le ha acabado el producto para limpiar alfombras y no tiene tiempo de bajar a la tienda puede fabricar rápidamente un remedio casero mezclando una parte de trementina -¿o era estricnina?- con dos partes de aguarrás y unas gotas de árnica…

Realmente útil, sobre todo si eres una bruja titulada o ya sabías que existían productos para limpiar alfombras. Yo pensaba que se sacudían por la ventana con el cacharro ése con el que su madre perseguía a Zipi y Zape.

Total, que entre la cantidad de trucos divertidos, porque lo que se dice divertidos son un rato, he encontrado algunos serios que igual nos pueden valer:

  • Para que las tortillas no se peguen en una sartén vieja, hay que frotarla antes en seco con sal gorda
  • Si se ve incapaz de abrir una botella de champagne, sujete fuertemente el corcho y gire mientras la botella
  • Los clavos de olor son una protección excelente contra las polillas y, además, tienen un aroma agradable
  • Conserve siempre los bolsillos traseros de los viejos vaqueros, cuando tenga que remendar un agujero tendrá siempre a mano un parche ya listo
  • Un desmaquillador económico es el aceite vegetal, retírelo luego con papel

Luego hay otros, cuando menos raritos, para ir educando a los retoños:

  • ¿Quiere que sus hijos empiecen a ayudar en las tareas del hogar? Juegue al ‘restaurante’: los niños son los camareros y ustedes los clientes
  • Explique bien a sus hijos el riesgo que entraña la ingestión de pegamento, pintura, laca, acetona, disolvente nitro y otros productos
  • Una magnífica idea para envolver el regalo de cumpleaños de su hijo ya crecidito: adorne el paquete con una cuerda para saltar de fitness, a modo de lazo

Y por fin están los realmente prácticos:

  • Para que las alfombras queden como nuevas, colóquelas bocabajo sobre la nieve y golpéelas contundentemente
  • Para que la leche no se salga al cocerla lo mejor es colocar sobre el cazo una cuchara de plata
  • Si da una fiesta al aire libre en verano y no tiene sitio en la nevera para tantas bebidas, compre una piscina hinchable y llénela de hielo picado
  • Un buen remedio casero contra la migraña es introducir en la oreja un pequeño trocito de alcanfor envuelto en algodón
  • Retire las telarañas moviendo la escoba hacia arriba, si lo intenta hacia abajo, quedarán pegadas a la pared

Pero la palma se la lleva un consejo que los resume casi todos, a modo de sentencia:

El deseo de un hogar lo más libre posible de gérmenes propagado en muchos anuncios publicitarios es en realidad una bobada. El cuerpo sólo tiene posibilidad de desarrollar sus defensas cuando entra en contacto con distintas variedades de gérmenes.

No me digáis que no es genial. Denifitivamente, la abuela fuma.

la-abuela-fuma

viajar barato, soñar gratis

Levanto la cabeza un momento del teclado y, al asomar la mirada a la ventana, descubro millones de copos de nieve que se mueven sin control, iluminados por la farola de la plaza. Parece que estuvieran revolucionados, entre la fuerza de la gravedad y la del viento que azota la calle, como en una de esas bolitas transparentes que se vendían hace años, en plan souvenir hortera.

No sé cuál será la temperatura exterior. Dicen que se puede calcular con la frecuencia del canto de los grillos pero, claro, no tengo ninguno a mano. Desde luego, tiene pinta de cuajar. Bueno, al lío.

Puede que las nevadas anunciadas para este finde desanimen a más de uno -yo misma quiero irme a tierras gallegas y me da pereza pensar en las cadenas del coche- pero, precisamente por eso, este es un momento inmejorable para viajar. O, al menos, para comprar viajes.

Los primeros meses del año son temporada baja en muchos lugares del mundo, con lo que los precios están de lo más moderado y los hoteles mucho más tranquilos. Además de eso, está demostrado que en época de crisis lo primero que se reduce son los gastos superfluos y, extrañamente, muchos ven más superfluo viajar que comprarse bolsos o tomar copas.

Resumiendo, la baja ocupación hace que hoteles, turoperadores y destinos se pongan las pilas y ofrezcan sus mejores saldos, así que es hora de aprovechar. Como siempre, lo mejor es pirarse las clases o pedir días en el trabajo y evitar vacaciones y puentes. Hay que bucear un poco por la red, pero se encuentran verdaderas gangas. Para no volverme loca, yo me suscribo a las alertas de las grandes cadenas hoteleras y así no se me pasa ni una.

Las compañías aéreas son cuestión aparte. A menos viajeros, menos vuelos chárter, o sea, menos plazas y los mismos o peores precios, por eso los paquetes de una semana al Caribe siguen por las nubes. Pero los vuelos regulares, que como su nombre indica salen sí o sí, están tirando precios.

Esta semana podemos encontrar varias ofertas jugosas. Iberia permite comprar hasta el lunes vuelos para viajar de aquí a junio, por 19 euros trayecto en España, 39 a Europa, 119 a Estados Unidos o 149 a La Habana, por ejemplo. Esto como precio final, con tasas y todas las gaitas. Inmejorable.

Ryanair, mientras, continúa con su política de macrocampañas cada par de meses y ahora anuncia 1 millón de plazas a 5 euros, también para comprar hasta el lunes, y para viajar hasta el 30 de abril.

Otra web muy interesante -esta durante todo el año- es la de Condor, si pincháis en ofertas encontraréis las condorgangas, con precios tan geniales como 274 euros por trayecto a Vancouver ó 181 a Dubai o a Goa. Eso sí, para volar en fechas concretas, pero se encuentran auténticos chollos.

Yo suelo aprovechar estas épocas para comprar vuelos para todo el año. No veas lo que mola anotarlo, olvidarte y, un día de junio, o de octubre, cuando estás aburrida como una mona, abrir de repente la agenda y encontrarte con que este finde te vas a Roma. Y, hala, a buscar hotel barato como una loca.

Pues eso, que si estos días os quedáis en casita, ya tenéis una idea para rentabilizar las horas muertas. Además, compréis o no, seguro que lo pasáis pipa buscando cositas. Viajar ahora es barato pero, de momento, soñar es gratis.

sonar-es-gratis

placeres pequeños

No sé si a vosotros os pasa. Yo creo que a veces -demasiadas- pasamos de largo por los momentos pequeños. Luego nos damos cuenta e intentamos volver, pero en ocasiones es tarde, porque son irrepetibles, y hemos de conformarnos con saborearlos despacio en la memoria.

Si hacemos la prueba de pensar en los amores que han pasado por nuestra vida, seguramente no los recordamos por las grandes ocasiones, sino que nos vienen inmediatamente a la cabeza esos detalles breves que asociamos con cada uno de ellos.

Aquella mano que me cogía la nuca delicadamente cuando buscábamos telas de colores un domingo, en el rastro. El café de máquina que compartíamos en silencio cada mañana, leyendo la prensa. Un lunar en la comisura de sus labios que era absolutamente besable. El ramo de flores silvestres que le costó mil arañazos y tiré horrorizada porque venía con araña incluida. El sonido de su raqueta golpeando la pluma detrás de mí en los partidos de mixtos. Las palabras apresuradas que me escribió una noche en aquella libretita de espiral, a la puerta de la sala de juegos.

Hay otros placeres pequeños que disfrutamos solos. Son mucho más fáciles de repetir cuando queramos, lo que los convierte en un arma perfecta de bolsillo contra la rutina.

clyde_1

Os voy a confesar algunos por si os valen de algo. Eso sí, espero impaciente los vuestros, para apropiármelos todos.

  • Buscar ofertas de vuelos y hoteles en lugares exóticos para soñar un rato, aunque no tenga previsto hacer en realidad el viaje
  • Desconectar todos los teléfonos y dormir la siesta en el sofá compartiendo mantita y abrazo con los chiscos
  • Coger el coche y salir de la ciudad sin rumbo, con buena música, hasta que el cuerpo me pida parar
  • Hacer listas: de proyectos, de la compra, de lo que va en la maleta, de pequeños placeres…
  • Madrugar -sí, madrugar- un domingo para leer tranquilamente toda la prensa con un café bien cargadito y una tostada de pan de verdad
  • Enviar flores a algún amigo cuando menos se lo espera, simplemente porque sí
  • Comer una bolsa enorme de pipas Facundo mientras veo una peli
  • Buscar en internet regalos originales para los próximos cumples
  • Mandarme un correo a mí misma para animarme el día
  • Echar carreras por el pasillo con los chiscos
  • Pintarme los labios de rouge-femme-fatal, tomarme una copa de vinho de Porto con almendras e imaginarme que soy una espía que viaja en el Sudexpresso
  • Comprar una libreta nueva y estrenarla (con buena letra)
  • Sentarme en un banco del parque con viejecito incluido y tirarle de la lengua para que me cuente historias
  • Darme un baño de película con sales, libro acuático, cóctel, cigarrillo y, por supuesto, espuma
  • Leer vuestros blogs y vuestros comentarios
  • Y otros pequeños placeres solitarios que no os voy a contar…

pecados capitales y otros vicios

Lo confieso. Además de los pecados capitales -soy ejemplo perfecto de al menos tres- tengo otros muchosss viciossss. Y, como la reputación ya la perdí de pequeña, no sólo lo confieso, sino que lo reivindico: que no me toquen los vicios.

Que no prohíban por prohibir. Que ya está bien de papá-Estado-sobreprotector-hipócrita. Que si les molesta el ruido, prohíban el ruido, y no beber en la calle. Que si les fastidia el humo, nos dejen locales donde ahumarnos a gusto a los demás sin pelarnos de frío. Que si les preocupa lo que ven los niños en la tele, obliguen a sus padres a controlarlos, y no nos toquen la programación a los adultos.

Que nos dejen vivir tranquilos. Que ya bastantes límites nos va poniendo la vida.

Para los que aún no han sucumbido a las prohibiciones, mi receta mágica para evitar la resaca: dos vasos de agua antes de acostarse (para la deshidratación), un orgasmo nada más despertar (para el dolor de cabeza) y pan seco en ayunas (para el ardor de estómago). Os aseguro que es mano de santo.

Eso sí, agradecería mucho alguna sugerencia para los casos de garrafón, que ahí funciona menos.