Archivo de la categoría: deseos

ojalá que…

un añito

Desentrenada, tanto que ni recuerdo cómo se maneja el editor este de wordpress, entro por casualidad en el blog de los Chiscos y descubro que hace justo un año del último post.

La ocasión parece demasiado exacta para no aprovecharla, así que dejo estos tres párrafos, sabiendo que no los leeréis, mis queridos amigos blogueros, a los que hace tanto que no sigo.

Pero aquí queda dicho, negro sobre blanco, que seguís teniendo un puesto de honor en nuestras vidas. Por tantos momentos buenos, por tanto compartido. Voy a ver si os sigo la pista. Un beso.

verano

Después de tanto tiempo de no poder dedicar un rato a recorrer la blogosfera como dios manda; desacostumbrada ya a escribir con los chiscos; me cuelo aquí de puntillas.

Para que no se diga que en el blog de los chiscos no existe el verano, que es lo que más nos gusta en el mundo.

En este mes de fiestas, playas y homenajes gastronómicos al aire libre. Aunque desde la meseta castellana -que este año se niega a ser también tórrida- se eche de menos el olor a nivea…

A ver si va a ser verdad esto de la crisis. Sigue sin haber dónde aparcar, y las terrazas y los bares están llenos. No sé, quizá agosto nos regale por fin las calles vacías, esas que tanto me gustan.

Lo que está claro es que, si julio fue bueno, agosto será mejor, porque va a comenzar con un concierto -o dos, ya veremos- del Boss, y luego pienso hacer visitas a mis amigos, aunque sean cortas, cenitas varias, y seguro que más de una escapada a la playa.

Después de mil años hoy inauguran la autovía que une la meseta con Santander -qué gusto, estoy deseando estrenarla- y, por si fuese poco, la última semana me voy a dedicar íntegramente a mi verdadera vocación: darme a la piña colada en una playa caribeña…

No me digáis que no pinta bien la cosa. Cómo no me va a gustar el verano!

Un beso a todos. A los que estáis ya a remojo y a los que no. A los que ya habéis vuelto morenos y a los que aún estáis eligiendo bronceador (ah, no, que ahora se dice protector solar 😀

perrito en alentejo

muchas felicidades

Que todos los duendes se conjuguen hoy para que este sea un día muy, muy especial. Que seas feliz desde que te levantes hasta que te acuestes, y que ya nunca dejes de serlo. Que, aunque no leas este post, la brisa de mayo te haga llegar esta humilde felicitación cargada de amor.

¡Muchas felicidades, pirata!

yo lo vi

Fue sólo un instante, pero juro que lo vi. Me miraba fijamente con su ojo penetrante desde la pantalla del ordenador.

Me quedé paralizada un momento. Tantos momentos…

Luego fui en su busca, pero ya no estaba. Por más vueltas que di, por más lo llamé en silencio, por más que esperé, como tantas veces me esperaba él.

Puede que no fuera más que un espejismo de la luz azul de mayo. De aquel otro mayo de tardes calientes en que nos prometimos el mar.

O quizá era sólo el eco de un beso perdido.

Por si acaso lo agarré muy fuerte y lo guardé deprisa sin que nadie me viese, como todos aquellos que nos hicieron soñar. No vaya a ser que también este me lo quieran arrebatar las olas.

a ver si va a ser verdad

A ver si va a ser que sí, que ese día mágico que cuenta maddriz existe…

Es que desde ayer parece como si todo comenzase a encajar, como si las pequeñas piezas fuesen colocándose en su sitio.

Pequeñas, pero imparables, las buenas noticias se suceden una a una; se inmiscuyen, impúdicas, poniendo una sonrisa en lo cotidiano.

Noto cómo la luz se va tornando cálida y el mundo se vuelve más azul poco a poco.

Aún faltan algunas cosas importantes, pero creo que está a punto de comenzar el gran día.

sabor salao

a punto de caramelo

Cachis!! Mira que lo tenía a puntito… de caramelo, como sus morritos, quién pudiera… Esta noche casi lo consigo. Coincidimos en un grupo de amigos comunes y nos pasamos el día tonteando.

Entre la playita, el calor, y las salidas, se cruzaban de vez en cuando nuestras miradas. Luego, en el concierto, se notaba que cantaba sólo para mí. Todo el mundo se dio cuenta.

Ayer por la tarde estuvimos haciendo planes para salir por la noche. Pensamos en ir a una de esas terrazas chulas que hay en Guadarrama, para tomarnos una copa bajo los pinos. Los planes los hacíamos entre todos, pero él y yo, sin palabras, sabíamos que esa noche era nuestra.

Y… plaf. Me ha despertado el miau de Chisco, como cada mañana. Aunque hoy se ha llevado una mirada furibunda.

No importa. Creo que el sueño ha sido una señal. Sé que ese chico no se me va a resistir. Hace mucho tiempo que lo sé. Sólo espero el momento justo para conocerlo y enamorarlo. Porque es mirarlo y entrarme un hambre loca.

Se llama Dani. No me digáis que no canta bien. 🙂