asturias

A pesar de vivir en Galicia durante mucho tiempo -o precisamente por eso- y haber viajado ya a unos cuantos lugares, la primera vez que pisé Asturias (España) tenía 25 años. Era verano, iba con mi chico de entonces, que se empeñó en llevarme por el puerto del Pontón, N-625. Según él, y tenía razón, no hay forma más espectacular para entrar en el principado.

La carretera es estrecha, sinuosa. Sube, baja para encajarse en el desfiladero de los Beyos, hasta que, de pronto, se abre ante tus ojos la inmensidad verde, y te quedas sin palabras. No sé si tengo alguna foto de aquel viaje, pero nunca he podido deshacerme de esas imágenes en mi retina.

Nuestro primer destino fue Arriondas, un pueblecito cercano a Cangas de Onís, famoso por el descenso en canoa del río Sella que se celebra cada primer sábado de agosto. La elección había sido casual, recomendación de Miyares, un asturiano encantador que conocí en un congreso en Compostela. – Es mi pueblo, me dijo. Te va a gustar.

Y vaya si me gustó. Nada más llegar nos dirigimos a la sidrería que nos había indicado, Los Felechos. Allí descubrí la fabada más buena del mundo, la sal de frutas con sabor a naranja que tuve que ir a comprar a la farmacia para sobrevivir a la panzada, y que aquel hombre, sin conocernos de nada, había llamado para dejarnos invitados a unas botellas de sidra.

Así comenzó una relación de amor entre Asturias y yo que nunca ha tenido un solo momento de debilidad. Desde aquel día he vuelto muchas veces, he recorrido casi enterita esa región increíble, y en cada viaje me ha sorprendido la amabilidad infinita de sus gentes.

No es un tópico. Puede que tenga que ver algo con el paisanaje del que hablaba Valle-Inclán, no sé. Lo cierto es que, vayas donde vayas, con recomendación o sin ella, de mochilero o de viajero con posibles, los asturianos te tratan con un cariño y una atención fuera de lo normal.

Si a eso unes que Asturias lo tiene todo, no hay destino mejor. Yo no me canso de recomendarlo a todo el mundo y juro por dios que no me han contratado los de turismo para que les haga promoción.

Gijón, una de mis ciudades preferidas, a donde me escapo cada vez que puedo; los llagares; los lagos de Covadonga, con su desoladora quietud llena de bichiños; los tortos de maíz; las Casonas; cualquiera de sus playitas escondidas a lo largo de la carretera…

Si no sabéis dónde ir, preguntadme y os cuento. Aunque no hace falta, basta dejarse perder sin prisas. Si aún no lo conocéis, ya estáis tardando.

beyos_1

Anuncios

11 Respuestas a “asturias

  1. Qué bonitas palabras para referirte a mi región, guapa. Jejejeje. Aunque te parezca una estupidez, acostumbrado a salir de Asturias por la autopista, yo descubrí unos paisajes preciosos en el tren la primera vez que me subí. Recuerdo como todo el mundo miraba por la ventana, y es que casi era imposible no hacerlo, es como una llamada implícita a la atención, una especie de interruptor en el subsonsciente.

    ¿Sabes quién vuelve a Asturias en Semana Santa? Ya tengo una cena y una parrillada citadas, el resto surgirá de la espontaneidad. ¿Dónde irás tú en Semana Santa?

    Un beso enorme.

  2. y, por supuesto, no he dicho que mi muy querido Blueyes es asturiano. Era para que no pensaseis que esto tiene algo que ver…
    pero él es un encanto, como no podía ser menos, siendo de Asturias

    me encantan tus planes, yo creo que este año también tocará viaje, tengo un par de propuestas, aún no sé: Canarias, la región francesa de los perfumes, la costa de Huelva…

  3. La verdad es que siempre he tenido curiosidad por ir a Asturias, ya que cuando iba a Galicia de pequeño siempre mencionaban que el principado era una zona preciosa. Por cierto, Tarn también es asturiano.

    Muchos besos, viajera.

  4. Descubrí Asturias muy tarde…pero ya no la dejé escapar. Recien llegadda del norte…ya lo echo de menos. ¿Me podría volver a ir mañana? Necesito un buen médico que me recomiende una baja de un mes allá jaja Un beso

  5. Me encanta!Yo kiero ir!Aunque tan solo sea pasar por esa carretera insinuosa,que sube y que baja,hasta encararse con el desfiladero…Aisss tiene que ser una vista tan hermosa…No se que tendran los desfiladeros,los puertos y los acantilados,que no solo me estremecen si no tambien me atontan..:P:P:P
    Un beso!Pd: me apunto todo esto,para el proximo viaje!!

  6. …yo me quedo con algún asturiano con poco acento, como de avilés, como de ojos azules….jajajaj bromas aparte me encanta asturias, lo disfruto, al menos, una vez al año…bss

  7. Tengo tantas ganas de ver Asturias…y después de leer tu post más ganas me han entrado.Cuento contigo para que me guies en la escapada..besos

  8. Esta página se actualiza menos últimamente que el blog de Lindoro, que ya es decir.

    Un abrazo.

  9. Oye Lindoro con mi niña no te metas y menos con su blog….ja. ¿Peque? ¿estas escondidita? yuuuujuuuuuu???? Besos

  10. desde luego, lindoro, hay que tener morro 😀
    menos mal que te tengo a ti, winnie!!
    pues no, es que esta semana estoy currando muuuuuuucho
    besiños a todos

  11. Sinceramente, pienso que Asturias es el paraíso por descubrir. Lo tiene todo, absolutamente todo (montaña, playa, gastronomía, juerga a punta pala… y la gente más encantadora de España).
    Estoy hartísimo de comprobarlo. Y no, no soy asturiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s