la extraña pareja

Esta mañana, nada más salir de casa, me crucé con una pareja. Iban agarrados del brazo. Él setenta y pico, blanco. Ella, treinta y pico, negra. Lo primero que se me vino a la cabeza -malditos prejuicios- fue que ella estaba con él por dinero y él con ella por sexo.

Tras el primer pensamiento, enseguida me recriminé a mí misma: – qué mal pensada eres, ¿y si fuesen padre e hija? ¿O si se quisiesen de verdad?

Vaya por delante que no me parecen mal los matrimonios de conveniencia. Además de ser los más abundantes a lo largo de la historia, suelen ser los más estables. Y, al fin y al cabo, todos son un contrato, así que ninguno es completamente ajeno al interés, de una u otra forma.

Lo que no se puede negar es que en España hay mucho matrimonio mixto, cuando menos, sospechoso. A ver si no por qué un señor que aquí no se come una rosca desde hace años viaja a Cuba y, en siete días, vuelve del brazo de una señora estupenda, qué digo, estupendísima. Algo tiene que haber además de amor a primera vista. Eso, o Cupido se está dando a los mojitos y sólo dispara a diestro y siniestro por tierras caribeñas.

Imagino que, si la escena de esta mañana ocurriese dentro de veinte años, lo primero que pensaría es que son padre e hija. Porque hay que ver la cantidad de adopciones de colores que se están haciendo últimamente.

A mí en general me parece egoísta la gente que se va a China y se trae dos hijas del sol naciente, arrancándolas de su cultura y de su país. Veo un afán de satisfacer sus ansias de tener bebé, más que un acto de generosidad hacia la criatura. Que anda que no hay niños abandonados en España. Pero, claro, no son bebés, tienen pasado, y casi siempre complicado.

Lo mismo que me parece egoísta tener un hijo para que te cuide de mayor, que eso lo he oído decir a más de un padre y de una madre, naturales ellos, eso sí. O traer hijos al mundo y dejar que campen a sus anchas sin la más mínima educación, para que el resto los soportemos. Pero, bueno, tiene que haber de todo, como en botica.

Lo que me parece perfecto, altamente deseable, es que cada uno pueda vivir donde quiera independientemente del país donde haya nacido. Respetando, claro, las leyes y costumbres locales -que se ajusten a los derechos humanos- como primera norma. Ya sé que es sólo una utopía eso de derribar fronteras, pero las sociedades más ricas que conozco son las que tienen mayor variedad de procedencias entre sus ciudadanos.

Volviendo a la mezcla de razas yo, sinceramente, sólo le veo ventajas. Las próximas generaciones saldrán más fuertes, por aquello de la renovación de la sangre, más tolerantes gracias a la interculturalidad y más guapas, por aquello del mestizaje, que ha dado siempre las mayores bellezas del mundo.

A ver si, con un poco de suerte, en tres o cuatro décadas nadie gira la cabeza por ver a ninguna pareja paseando del brazo. Sea como sea. Y nosotros que lo veamos.

Anuncios

4 Respuestas a “la extraña pareja

  1. Me ha encantado lo que has escrito hoy.
    Lo cierto es que espero ver aunque sea a mis senteta y pico,que mis hijos,y lo hijos de las demas personas que habitamos este planeta,sean mas educados,mas consecuentes con las personas y sus actitudes,y sobretodo,que nada ni nadie llame su atención por su color de piel,sus rasgos y vete a tu a saber.Lo cierto es que espero con ansias el dia en que por fin,todo el mundo,consiga quitarse esa venda que lleva pegada a sus ojos.
    Un beso enorme!Y saluda a los chiscos de mi parte!!!^^ miauuuuuu

  2. Bueno Ana, como bien te dije en un comentario tengo doble nacionalidad (española y portuguesa) y además soy nieto de un danés así que viva el mestizaje y la mezcla de sangres!!!!

    Besos guapa.

  3. Ya volví mi niña. Excelente entrada, quizá complicada para mi en algunos aspectos….justo hoy barajaba eso de ser madre con una edad ya considerable….yo tengo claro que mami biológica no voy aser…lo tengo claro Ana…entre otras cosas…que aparece´rán dentro de poco en una entrada.
    En cualquier caso Madrid es una mezcla de razas y colores…y eso me encanta…el mundo cambia…afortunadamente. Un beso enorme.

  4. yo que tú no estaría tan segura, mi querida winnie, mira que la naturaleza es muy sabia, y tú tienes carita de ser muy buena mamá. ten cuidado con lo que deseas, no vaya a ser que se cumpla… 😉
    mira que los niños dan mucha guerra, con lo bien que se vive sin ellos… 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s