discriminaciones negativas

No, lo de negativas no se refiere al tipo de discriminación, es un adjetivo calificativo de sus efectos.

En principio, estoy en contra de cualquier tipo de discriminación a favor o en contra de las mujeres, mucho menos por parte de las autoridades, aunque la intención sea buena. Para eso están las leyes, que reconocen igualdad de derechos, y el resto allá cada uno con su valía y la sociedad con su evolución natural, que el mundo no se cambia en dos días, aunque llevemos mucho avanzado en los últimos 30 años.

Pero, bueno, esto es una opinión mía, tan discutible como la antecedencia del huevo a la gallina o viceversa.

Y una cosa es lo que yo piense y otra los hechos puros y duros, como el que sigue: la Junta de Castilla y León ha creado un ‘servicio de traducción para mujeres inmigrantes víctimas de malos tratos’ que necesiten dirigirse a las instituciones públicas de la Comunidad y no hablen la lengua oficial, el castellano.

Iba a decir que hasta ahí todo bien, pero hay algo que chirría profundamente. Sí, habéis leído bien, el servicio es sólo para mujeres. Por lo visto las cabezas pensantes de la administración regional no consideran que los hombres necesiten traducción, o porque no tienen nada que decir o porque si lo tienen al gobierno le importa un pito (digo yo, no se me ocurren más opciones).

Tampoco tengo muy claro si la discriminación ésta es positiva o negativa, y hacia quién. Si pretenden que las féminas ganen autonomía o quieren que ellos descansen y por eso las mandan a lidiar con la cosa pública, que nunca es plato de gusto. No vaya a ser que los hombres pretendan, encima, defenderse de las acusaciones de malos tratos. Pero, discriminar, lo que se dice discriminar, discrimina fijo.

Di tú que eso no es nada en comparación a lo que discrimina esta medida con respecto a los pobres españoles que se encuentren en tal situación en otros países. Cuando nuestros paisanos emigraban allá por el siglo XX en busca de las lentejas, tenían que aprender la lengua local a purito güevo, ni ayudas ni ná, y bien que se espabilaban y la aprendían.

En general, todas las nuevas medidas sociales ofrecidas por el gobierno me parecen bien. Que podría hacer mil puntualizaciones, pero orgullosa estoy de mi país, España, donde nadie se muere de hambre, ni se desangra a la puerta de urgencias por falta de recursos, y donde se traduce lo que haga falta.

También he estado siempre orgullosa de mi también país (que yo tengo dos, qué pasa, y no pienso elegir), Galicia, donde el noventa por ciento somos bilingües, tanto que ni le damos mayor importancia, tanto que no nos importa cambiar mil veces de idioma según se presente la conversación y el interlocutor, y todo eso sin cacareos absurdos.

Siempre he pensado que los idiomas están para entenderse. Mi sueño sería dominar diez o doce, pero me conformo con poder hablar lo suficiente como para comunicarme con cualquiera que se me ponga por delante, en cualquier parte del mundo.

Pero últimamente las noticias que llegan de Galicia no hacen más que sacarme los colores. Que si las subvenciones para lápidas en gallego, que si la obligatoriedad de presentar ciertas solicitudes de ayudas públicas en gallego… ¿dónde vamos a parar? a ver si no voy a poder yo hablar en lo que se me ponga… ora castellano, ora gallego, ora swahili.

Puestos a obligar, no estaría mal que cuando quiera pedir una subvención en el País Vasco, o en Galicia, o dirigirme a una universidad catalana, me pongan un servicio de traducción. Al fin y al cabo, yo también soy emigrante, se encargan de recordármelo cada vez que hay elecciones.

El nieto de mi tío-abuelo, que vive desde hace mil generaciones en Buenos Aires, resulta que puede votar en las autonómicas gallegas y decidir qué va a pasar con mi país. Yo no, porque vivo un par de metros más allá de la frontera.

Últimamente siento muchas discriminaciones. Uno de mis mejores amigos vive desde hace dos meses señalado y al borde de la indigencia porque la bruja de su ex lo ha denunciado en falso por malos tratos para quedarse con el niño (o sea, el piso). Yo no puedo hacerme la deseada operación de cambio de sexo porque no vivo en Andalucía, y la sanidad pública de mi Comunidad se niega a financiarla. No consigo una ayuda para pagar el alquiler porque dicen que no soy una verdadera mujer, ni tengo hijos.

Ay, si fuese inmigrante. Entonces se me abrirían muchas puertas, me dicen. Extranjera, puntualizo yo. Y sigo puntualizando: a ser posible, mujer, con un trabajo sin declarar y cuatro churumbeles, aunque sean prestados. Entonces seguro que se me resistían pocos derechos de papel.

De todas formas, antes de gestionar nada (y si os parece provocador otro día os lo razono con mucho gusto), voy a ver si me doy un par de golpes contra la columna del parking y me pongo un ojo morado. Entonces sí que sí.

No habrá medida discriminatoria que se me resista. Ni dios que me aguante.

traduciendo

Anuncios

8 Respuestas a “discriminaciones negativas

  1. Hay veces en las que me alegro de tener doble nacionalidad y así poder decir que soy portugués según me interese o no.

    Bueno, ironías aparte, me parece genial que el gobierno le facilite la vida a los inmigrantes, pero lo que me parece vergonzoso es que a nosotros, por estar aquí desde siempre ya den por hecho que no tengamos problemas y tengamos que remover cielo y tierra para conseguir algo.

  2. hala, qué suerte! tienes doble nacionalidad? y hablas portugués? ya mola, con lo que me gusta a mí ese país… ya me contarás más

  3. Hoy no quiero comentar. Hoy no me sale comentarte. Hoy solo quiero decirte que me encanta leerte. ¡Cómo me transmites! y que me alivia ver que existe gente con la cabeza bien amueblada…Un beso

  4. Hola Ana, la verdad es que de pequeño sí que lo hablaba, aunque claro, estuve viviendo siete años en Oporto, lo que pasa es que aunque lo entiendo, ahora a la hora de hablarlo no me salen las palabras y es curioso porque muchas veces pienso en portugués o incluso hablando se me escapan palabras sueltas.

  5. …me incomodan, por utilizar un término fino, la publicidad que se hace desde las Administraciones públicas sobre temas que parecen importantes (lo son) pero no llegan a completar la foto del problema… me jode cuando se limita a un@s pocos y quedan abandonados/olvidados otros much@s…bss

  6. Tienes razón que la mefida adoptada por la Junta es discriminatoria,pero es la moneda que tenemos que pagar los hombre por los cientos de años de discriminación hacia la mujer.Respecto a los idiomas,es lo de siempre,se han convertido en un instrumento político demasiado peligroso.
    Besos

  7. la discriminación es una mierda. Tanta igualdad se pide y se dice que se da, pero luego mira… zas! en toda la boca!

    besos!!!

  8. Yo, aquí para variar coincidiendo al cien por cien… me jode cualquier tipo de discriminación sea en el sentido que sea y beneficie a quien beneficie. Como tú bien dices, las leyes en nuestro país garantizan esa igualdad y a partir de ahí que cada quien demuestre su valía.

    De lo de los idiomas, es que de verdad que no lo comprendo, os lo juro. Las lenguas son, por definición, vehículos para la comunicación y de un tiempo a esta parte parecen más bien lo contrario. Yo también tengo dos idiomas maternos (gallego y castellano) y me entiendo exactamente igual de bien en cualquier de los dos existiendo, efectivamente, una especie de código no verbal que hace que con ciertas personas me comunique en uno y con otras y en otro y punto. Sin más aspavientos. Y nadie se me ha ofendido jamás si me dirijo a alguien en gallego y hay un tercer interlocutor que no lo habla presente. Vamos, no jodáis. Que luego nos desvivimos por tratar de entendernos con el güiri de turno y aquí nos cuesta cada vez más entre nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s