añorando Elche

La semana pasada tuve la oportunidad de verla de nuevo. La última vez nos habíamos encontrado en su tierra, en Elche, hace un par de años. Estaba esplendorosa. Radiante, querida y admirada por los suyos. Se trataba sólo de una vuelta temporal a su ciudad, que la acogió con mimo, reservándole el mejor lugar del recién estrenado MAHE, adornando sus líneas con una iluminación perfecta.

Colas de ilicitanos le rindieron pleitesía durante meses. Pude comprobar en sus ojos -y en sus palabras- el agradecimiento a la Dama que pasea su nombre por el mundo. Mientras, ella sonreía desde su trono, insultantemente hermosa.

Tomo prestadas del reportaje de Expreso una foto de cuando estaba allí (veréis qué guapa) y estas líneas: ‘Mucho más que el busto del siglo IV ó V a.C. que estudian los escolares en sus libros de texto, la Dama de Elche es una auténtica belleza en piedra. De cerca, impresiona, cautiva su mirada firme, subyugadora’.

La encontraron un 4 de agosto de 1897 en La Alcudia, junto a un huerto de palmeras. Cuatro mil francos y veintiséis días más tarde, ‘La Reina Mora’, como la llamaron sus paisanos, era ya propiedad del Museo parisino del Louvre.

En 1941 un acuerdo entre los dos países hizo posible traerla de vuelta a Madrid, y la instalaron en el Museo del Prado, pero esa tampoco iba a ser su ubicación definitiva. Ahora se encuentra en el Arqueológico Nacional (que, por cierto, actualmente está en obras y se puede visitar gratis) y, al paso que va, su mirada languidecerá aquí, entre sombras.

Si mi opinión tuviese algún poder, votaría para que la devolviesen inmediatamente a su tierra. Si los que deciden hubiesen visto, como yo, la ilusión y el amor en las caras de sus paisanos, harían lo mismo. Aún están a tiempo. Basta con que se pasen un día a visitarla, abran su corazón y la miren a los ojos. No tardarán un segundo en darse cuenta. La Dama está triste. Añorando Elche.

dama

Anuncios

5 Respuestas a “añorando Elche

  1. Tendré que volver a ir a verla para captar toda esa “esenia” que tu ves. ¡Qué poca dama de piedra es en verdad! ¡¿no? Esos otros entrecerrados si que los recuerdo…ella te mira. Besos Ana y buen día

  2. Nunca la he visto, no sabía siquiera que la tuviese tan cerca… Mira, pues has despertado una curiosidad en mí y me animaré en cuanto mi vida se asiente un poco a ir a verla!!! Seguro que no la aprecio…

  3. Que bonito Ana, que forma de hablar tan evocadora de una obra de arte, porque lo es. Siempre he querido verla de cerca y espero hacerlo en mi próxima visita a Madrid y perderme en la expresividad de sus pétreos pero vivos ojos.

    Besos.

  4. Esperemos que algún día la Dama de Elche vuelva a relucir sus ojos en el lugar donde se merece estar.
    Siempre he estado en contra de los macro museos,hacen que lugares como Elche pierdan su identidad cultural.
    Besos

  5. nunca he disfrutado ni de elche, ni de su dama… ahora sé dónde encontrarlos… gracias por tu sonrisa diaria…bss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s