besos

Me entero esta mañana por la prensa de que la ciudad mexicana de Guanajuato quiere convertirse en capital del beso, tras una divertida polémica que ha incluido dos bandos municipales contradictorios prohibiendo besarse en público y revocando la prohibición, y otros detalles que os recomiendo leer, la historia no tiene desperdicio.

Coincide que hace unos días me han diagnosticado -por fin, que estaba hartita de pruebas y de incertidumbre- la enfermedad que me tiene con fiebres desde hace mes y pico. ¿Qué diréis que es? La ‘enfermedad del beso’.

¿A que mola? Ya de tener algo, por lo menos que sea chulo, digo yo… También me ha dado un subidón de adrenalina la médica cuando ha dicho ‘se da sólo en personas muy jóvenes’. Yo, sonrisa de oreja a oreja. 🙂 De paso, os cuento que se me está pasando y estoy casi bien del todo.

Hace unas cuantas lunas preguntaba Ita (o era Ito?) en su blog a qué saben los besos. Yo no sé decirlo. Saben a mil cosas. Unos son dulces, otros calientes; unos saben a chicle, otros a peluche.

He besado chiscos, gatos, perros, iguanas, focas, delfines, personas, camellos, coches, petirrojos, serpientes, muñecos, cabras, vacas, caballos, burros… Ningún beso sabe igual a otro. Tengo nítido en los labios y en la memoria el sabor de la última vez que he besado a un hombre, y también de la primera.

Mi primer beso. Era verano, una noche de fiesta durante un campamento en la montaña leonesa. Se llamaba Jesús y era de Tarazona. Poco más. Yo estaba impaciente por saber cómo sería eso de entrecruzar labios, lengua y fluidos. Sonaba Dun Can Dhu. Las hormonas desatadas y el deseo a flor de piel. Nos besamos intensamente. A mí me pareció realmente mágico.

Anuncios

9 Respuestas a “besos

  1. Sólo tú podías tener algo tan “bonito” de nombrar como “La enfermedad del beso”…si es que la que tiene clase..tiene clase hasta para ponerse malita.
    Cuidate Ana. Un besote

  2. jajajajajaaaa pues oye, cuídate que creo que es jodido a pesar de lo exótico del nombre… como dice Winnie, la que vale, vale! Toma ya Ana!!!! Y que haya gente que prefiera decir que tiene mononucleosis… con lo que mola fardar de besucona o besuqueada!!!!!
    Con respecto a lo de los besos, los pasionales, me refiero, los que traspasan fluidos y virus, de esos (flipad!!!!!) no recuerdo ni el primero ni el último!!!!!!! Demasiado promiscua en la adolescencia, supongo, y bastante setita de un tiempo a esta parte… vamos, que voy a lo que voy!!!! Prolegómenos, para qué???? Qué pena me acabo de dar!!!! Me estoy haciendo o mayor o puta, no lo tengo claro…

  3. por cierto ya me vais a perdonar la crudeza, vosotras tan romanticonas y yo sacando la bestia que llevo dentro! 😦
    A lo mejor (no sé cómo disculparme…) tiene algo que ver la inyección aquella que me dejó sin menstruación y creo que con la masculinidad a flor de piel… (estoy esperando que aparezca la barba…)

  4. Hola Ana, me alegro de que ya sepas lo que tienes que nos tenías preocupados. Yo tampoco recuerdo mi primer beso, malditos efectos secundarios de la promiscuidad.

    Ponte buena pronto vale?

    PD: Me han encantado los comentarios de Optimista jajajaja.

  5. 😀 cómo sois
    a mí también me han encantado los comentarios de optimista, ni se te ocurra disculparte
    a ver si os creéis que una no ha sido promissssssscua… todo lo que ha podido y más.
    de hecho, al respecto de tu comentario, te diré que en cuanto probé esto del sexo pensé ‘qué pasada’ y muchas veces he pensado que ser puta debe de ser un lujo, porque encima te pagan. eso sí, hay que prepararse para estar a cierto nivel y poder elegir, que si no es una mierda, pero eso pasa en todas las profesiones, anda que no hay prostitución fuera de la ídem…
    besos a los tres, soletes

  6. A mí ya me parecía muy barata la medicación que controlaba la regla.

    Un abrazo a todos, y hoy también un beso -insípido y casto, pero beso-

  7. Cuidaté la enfermedad del beso,pro nunca dejes de besar.
    Que bien suena la enfermedad del beso,mejor que mononucleosis…

  8. pues de momento, Lindoro de mis entretelas la mantenemos a raya! Un pinchacito de nada y no he vuelto a saber de ella… pero ya os digo que en breve empezaré a cambiar la voz… lo veo venir… el bigote, como lo traigo de serie pues no nos sirve de referencia… me río porque si no no sería yo y mi versión masculina tiene que tener la misma retranca, pero me encuentro tirando a regular nada más… mi hipocondria woodialleniana ya ha pasado por varios estadios y ahora me ha dado por el hermafroditismo. Oye, de lo malo…

  9. …bonita historia, bonitos recuerdos… sinceramente pienso que el beso es uno de los mejores inventos de la creación.. aquí me ves con ganas de recordar una vez más lo que es un beso y sólo en casa… mañana me pongo las pilas!!! bss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s