se escapa de mí

Una tarde más. Y van ya catorce. Se repite la historia. Sube la fiebre. No se pasa. Me preocupa un poco, aunque hoy haya sentenciado la médica que estoy como una rosa. No sé qué diría si me viese cada tarde a las ocho.

La fiebre es un monstruo que se me escapa cada mañana, y anda suelto por ahí, sin control. Hasta que de pronto decide volver. Como la ilusión. A veces dulce, como la miel en la leche; a veces ácida, como el limón caliente. Pero al fin y al cabo un monstruo.

Que sigue suelto por ahí. Y siempre se escapa de mí.

Revolver lo cuenta mucho mejor que yo.

El boulevard de los idiotas

Anuncios

Una respuesta a “se escapa de mí

  1. Menuda odisea..los móviles de última generación duran menos que un billete de cincuenta euros en el carrefour.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s