desnudándolo bien

Superada -gracias a vosotros- la prueba que el trabajo y otros problemas prosaicos pusieron ayer tarde en mi vida, madrugo para ponerme al día con el correo y las cosas pendientes. Entre ellas, una noticia que dejé aparcada por curiosa: ‘Eliminan la historia por pudor’, leo en el blog de arte de Periodista Digital.

Se trata de una talla erótica que alguien ha limado -hasta cargarse- en un hórreo asturiano del siglo XVI. La escena en cuestión, por lo visto, mostraba a una mujer embarazada copulando con dos hombres a la vez. Vamos, el sueño erótico de cualquiera (lo de los dos hombres, digo :D).

Y me vienen a la cabeza inmediatamente otros ejemplos recientes de mojigatería que creía superada, como el retardo de 3 segundos en la emisión que decretó hace cuatro años la CBS tras aquel pezón rebelde de Janet Jackson en la Superbowl, o aquel otro pecho pintado por Giambattista Tiepolo que servía de fondo en las ruedas de prensa de Berlusconi y éste ordenó tapar.

Qué manía de tapar cuerpos, de verdad. Ya no digo escenas eróticas. ¿Alguien se explica que las dos cosas más naturales del mundo, los desnudos y el sexo, provoquen tanto miedo? ¿O no es miedo?

En la otra cara de la moneda (que viene siendo otra forma de otorgar relevancia a algo irrelevante) la moda de desnudarse en plan protesta progre. Lo de progre es un decir. Lo mismo les da a modelos despampanantes por desnudarse a favor de PETA (aprovecho y meto cuña, y os cuento que Equanimal estrena web) que a los de la asociación en defensa del cultivo ecológico del pepino, con sus michelines. Cuánto daño hizo Full Monty, virgencita.

No me explico cómo -salvando el estricto porno- pueden ser equiparados tantas veces el sexo y los desnudos con la violencia. Sobre todo a la hora de restringir su aparición en los medios, pero también a la hora de escandalizarse.

¿Qué poderoso lobby decide qué es escandaloso y qué no? ¿Por qué es políticamente correcto amamantar a tu bebé en público y no lo es ofrecerle el mismo pezón a tu chico? A mí me parecen los dos actos igualmente privados. Pero si el uno es natural y hermoso el otro no lo es menos, digo yo.

amamantar1

Anuncios

4 Respuestas a “desnudándolo bien

  1. Aprovecho esta ultima entrada tuya para felicitarte por adelantado ya que veo que vas a estar missing el finde pues ahí queda mi cariñito. ¡qué lo pases genial, peque! Que disfrutes de un año más….Que te digas a ti misma eso de “yo valgo mucho”…y que desde esta pequeña ventana que se abre en mi ordenador para llegar hasta ti, sientas que lo digo con muchiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisssssssssimoooo cariño. Un beso.

  2. Siempre he pensado que hay que estar muy perturbado para ver algo “sucio” (por poner un adjetivo) tanto en el desnudo como en el sexo.

    Nada más natural. Así crecí yo, viendo a mis padres desnudos sin encontrar nada extraño en ninguno de los dos sexos hasta que, en la más tierna adolescencia me encontré dibujando penes a mis amigas, que nunca habían visto ninguno y a las que fascinaba que mi padre se hubiese mostrado así de natural conmigo.

    Entiendo que el desnudo de cada cual es, efectivamente algo íntimo, pero, ¿qué mayor intimidad que la de la familia?

    ¿Qué hay de perverso en ello?

    También he podido vivir algo similar al frecuentar alguna playa nudista… no veo relación directa alguna entre la desnudez y el sexo, lo primero es natural, lo segundo una cuestión de actitud.

    Lo mismo me sucede cuando voy al ginecólogo (unas cuantas veces, como podréis imaginar, sobre todo últimamente… 😉 y desnuda de la cintura para abajo, te colocan una sábana “pudorosa” por encima??!!! Es que acaso hay gente que sospecha que puede tener algo de sexual una exploración médica???? Por qué estando a tres centímetros de mi vagina me tapa el vello púbico???!!! Qué tiene de escandaloso!!!???

    En fin, que me pasa lo mismito y tampoco comprendo qué es lo que provoca que el desnudo o el sexo sean ni tabúes ni instrumentos para ejercer ningún tipo de presión. Supongo yo, que tal vez mucho siglos de influencia de la iglesia tendrán algo que ver, no????

  3. Optimista esto ultimo es el problema, La iglesia que daño a hecho y cuanto tarda en cicatrizar, ver sucio algo tan lindo y hermoso, recordar que hasta hace bien poco besarse era casi un pecado y multado si se realizaba en publico.
    Yo crecí alado de una playa nudista y desde muy pequeño aprendí a verlo natural incluso el sexo a plena luz (así salí yo) hoy por suerte todo es mas natural y podemos besarnos en publico, el tiempo cambia pero para algunos el sexo sigue siendo pecado.
    Que pena por ellos.

  4. Aparte de la notable influencia que la iglesia tiene todavía en nuestra sociedad, también creo que nos pueden las tradiciones, por muy absurdas que sean. Desde luego que conmigo podían topar, recuerdo que un viaje de Málaga a Oporto tuve una conversación con una cura y le corté bruscamente con una “inocente” pregunta: ¿acaso mi homosexualidad hace que yo sea más deplorable que un asesino, un ladrón o alguno de tus compañeros pederastas? Sólo obtuve como respuesta un silencio y una mirada que me revelaba que había metido el dedo en la llaga.

    Ana, aprovecho para felicitarte y decirte que nos dures mucho más para podamos seguir disfrutando de tí y de tus reflexiones. Unos besazos envueltos en papel de regalo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s