la última llamada

¿Os he dicho ya que odio los teléfonos? Pues eso, que odio los teléfonos. Me molesta su timbre impertinente que irrumpe sin pedir permiso. (Ni os cuento lo que opino de la variedad de soniditos que algunos les ponen). Me gustan menos todavía si son móviles, porque no me gusta nada estar localizable todo el rato. (Me ahorro también lo que pienso sobre el servicio ‘avísame’ de movistar, por no herir más sensibilidades de las necesarias).

No puedo entender a los que se pasan el día con el chisme dale que te pego, ni a los que vocean sus conversaciones más íntimas lo mismo en medio de un concierto que en mitad de la acera. En cuanto al fijo opino exactamente lo mismo. En mis primeras casas no tenía. Ahora sí, finalmente he sucumbido, pero el número lo tienen cuatro personas -literalmente-. Desde que salieron los móviles al mercado logré resistir unos cuantos años sin tener uno. Luego hubo un tiempo en que el bádminton me tenía todo el día colgada del teléfono, y de verdad que era horrible, yo sentía hasta angustia cada vez que sonaba el puto aparatito.

phoneLos que me conocen lo saben, y mis amigos me suelen echar broncas por tenerlo todo el día apagado. Que para qué lo tengo, que se preocupan por mí, bla, bla, bla… Yo les digo que no se preocupen, que estoy bien, las malas noticias siempre encuentran caminos y si no hay noticias es que todo va fenomenal.

Además, lo mismo podría decir yo de los que tienen el correo electrónico sólo para enviar mensajes, o de los que nunca contestan a los que les mando. Ahí sí que me encontraréis siempre, no sólo parezco adicta al correo, sino que lo soy.

Mira, me encantó un mensaje que me envió un día un amigo gallego muy especial, que tengo guardado y en cristiano dice: ‘¿estás viva? sólo deseo que el no saber de ti sea porque tu vida es intensa’. Es más, me ha gustado tanto que voy a descolgar el teléfono sólo para agradecérselo. Es broma.

Tengo móvil por si necesito llamar. Punto. De hecho, todavía no lo he enterrado en alguna playa porque viajo mucho en coche, que una sabe cambiar una rueda y poco más, y las noches en la cuneta son largas y casi siempre frías.

Por si me quedasen dudas sobre la utilidad del aparatito en cuestión, tengo comprobado que 9 de cada 10 conversaciones a través del móvil me dejan mal sabor de boca, desazón y hasta principios de conductas violentas (para ser exacta, ganas de tirarlo por el retrete).

Es que con los móviles me pasa como con los niños, que es verme y empezar a hacer pucheros, me notan que no estoy cómoda. Pues lo mismo con las charlas telefónicas. Ayer lo intenté, pero creo que ha sido la última vez que haga una llamada que no sea estrictamente necesaria. Definitivamente no hay feelling.

Con lo bien que funciona el messenger, ¡por dios! Jamás en la vida he saboreado yo a través del teléfono momentos tan dulces, ni tan tiernos, ni tan calientes como los que disfruta a diario mi muñequito verde.

Lo dicho, si después de un post tan borde todavía hay alguien que quiera hablar conmigo, que lo dudo, ya sabe.

Anuncios

15 Respuestas a “la última llamada

  1. Que sí Ana…que después de un post “tan borde” yo sí quiero hablar contigo. Bueno en parte estoy de acuerdo porque la verdad es que últimamente mi móvil me suena mucho porque….me he dado de baja en Telefónica. Estaba harta de pagar 35 eros mensuales por “no hablar”. Así que ese monopolio conmigo ya no cuenta. Bueno al tema….sí me gusta el teléfono. Últimamente me paso mucho tiempo estudiando y….ah! espera que no he dicho una cosa fundamental…mi melodía en el móvil es “No dudaria de Antonio Flores”…¿entiendes ahora por qué me gusta que suene?
    Bueno pues en medio de mi estudio…suena y hay una voz amiga que me cuenta, que me invita, que me extraña, que me….necesita oir la voz…y eso Ana me encanta.

  2. jajajaja, definitivamente nos tenemos que conocer, porque nunca he conocido a nadie tan parecida a mí! Odio los teléfonos (móviles o fijos, me da igual) y he tenido por culpa de mi poca atención verdaderas broncas con mucha gente, sobre todo con mis padres, a los que, si no cojo a la quinta llamada (que digo yo que no es necesario ser muy intuitivo para entender que va a ser que no me apetece charlar…) les entran los cien males y empiezan a elucubrar posibilidades absolutamente surrealistas, secuestros alienígenas incluidos!!!! Es difícil hacer entender a la gente que no soy un cirujano cardiovascular que tenga que estar localizable las 24 horas y que es más, frecuentemente, lo que me apetece es estar desaparecida!!!! Como decías tú el otro día en un post, me siento, a menudo un ser asocial, pero… a mi plin!!!!

  3. A mí el móvil en sí no me enerva, es más, lo encuentro muy util, lo que me enerva son el tipo de llamadas que me hace un amigo (sí, Ana, el que vomitó en el cine el domingo) que lo primero que me dice siempre es que tiene algo super importante que decirme para soltarme a continuación algo tipo “ya ha salido el tomo 23 de Gantz” o “me he encontrado con Susana y Pili por la calle”.

    En fin, besos por telekinesia, Ana.

  4. no soy un chico de móvil, lo considero el segundo peor invento de la humanidad tras el despertador (a diario me despierto con el móvil). evito extenderme por la línea, prefiero la palabra del comentario en el blog o la cercanía de la persona junto a un café o una cerveza… soy un clásico de beso en la mejilla, y ahora que se aproxima el invierno dar calor a las manos del otro mientras miro a los ojos… bss

  5. Snif, snif… me siento lejos de vosotras Ana, y Optimista… Me confieso/reconozco adicta al teléfono, al móvil, al fijo o a cualquier otro aparato de voz que me permita comunicarme con el mundo y, sobre todo, con mis seres queridos. Podría decir que mi adicción proviene desde que emigré al campo hace seis años y que viviendo en mitad de la nada, a unos 100 km de Madrid, se agradecen mucho las ventajas de las nuevas tecnologías, pero reconozco que mi adicción viene de mucho más atrás, pues siempre he tenido una necesidad imperiosa de comunicarme hacia fuera con el resto del mundo y que siempre he tendido a ser yo “la que siempre llama y mantiene las relaciones”. Sí es cierto que eso de tener que estar disponible las 24 horas me angustia bastante y que todos los veranos suelo practicar unos días de “desintoxicación tecnológica”, entre lo que también incluyo, por supuesto, el correo electrónico, el mesenger y cualquier otro programa de ordenador. He de decir que dicha desconexión me resulta muy enriquecedora y muy curiosa y siempre me enseña algo nuevo, como lo esclavos que nos hemos vuelto de las nuevas tecnologías, que por otro lado, ¡benditas sean para las relaciones a distancia! ¿O no, Ana? ¿De verdad que prefieres el frío teclado a escuchar los tonos y cadencias de una voz?
    Bss
    P.D. Y viniendo a colación: Optimista, aún esperamos contestación al sms que te enviamos el domingo… jajajaja…

  6. Tengo que unirme a ese sentimiento de Ita….oír la voz…eso es lo que cuenta en el telefono. Completamente de acuerdo, el teclado es frío, se calienta con mis dedos cuando las letras se adelantan unas a otras por la emoción de lo que quiero contar….pero es que ese calor que le doy a las teclas…tú no lo sientes. Pero al teléfono, el teléfono te dejas arrullar, te tumbas en la cama o en el sofa y te dejas envolver por una voz amiga que te llega desde muy lejos… que te increpa, te pregunta si vas a verle-verla, si le contestas sí o no…uno pregunta, el otro responde…en cambio al teclado me da la sensación de que todo queda más…en el aire. Un beso a tod@s.

  7. Ves???? Lo del domingo es un buen ejemplo!!! De verdad que lo mío con el móvil es muy fuerte, ni puñetero caso, le hago y si además es fin de semana ni te lo cuento!!! En cuanto a lo que le preguntas a Ana, yo desde luego sí prefiero cien mails a una sola llamada y a mí el teclado no me parece frío, me parece que tiene un encanto especial imaginarte a la otra persona, desde donde quiera que esté comunicándose por esta vía. Las relaciones epistolares de antaño, supongo que se han convertido hoy en día en el intercambio de mails y similares y yo lo de la voz lo dejo para dar recados concretos y concisos y poco más. Pero de verdad que entiendo que esto no es más que una más de mis millones de rarezas!!!! Por eso me hizo especial gracia el post de Ana de hoy, al final, conociéndola creo que voy a tener que compartir mi título de “Insólita” ex aequo con ella!!!! jajajajaa
    Con respecto al mms de Ito del domingo solo te diré que estabas de verdad GUAPA pero que no soy capaz de adivinar qué c*ño estabas haciendo!!!! Un puzzle???? Una pizza???? Pegando cromos???? jajajajaja

  8. 🙂
    estoy siguiendo la conversación y me encanta
    optimista, sí que vas a tener que compartir conmigo el título…
    y sí, a mí también me encantaban las cartas, he escrito y recibido cientos y el teclado sustituye ahora a la pluma
    y gracias, winnie e ita, por darnos el contrapunto, sois un encanto
    p.d. chicas, esto se anima, igual tenemos que ser 4 en la comida

  9. Aunque recogí el guante a la primera insisto en que voto sí a la comida, y si es a 4 mejor!! Lo que no sé es dónde sería factible hacerla??? Me imagino a todas en Madrid (Ita, sé que tú estás en el campo…) pero lo mismo me equivoco…

  10. sí, perdón, vi vuestros síes a la comida pero no dije nada porque estaba pensando en hacer un post especial para ello (y dar envidia a los chicos, y recibir sugerencias de sitios) pero es que llevo una semanita…
    y optimista, me encanta que me imagines en madrid, aunque estoy un poquito más lejos, sólo 200 kilómetros
    de todas formas, estoy pensando que no vale, optimista, ita y tú os conocéis ya??

  11. no, no nos conocemos aún!!!! sí que nos ponemos cara, por esto del facebook pero nunca nos hemos visto en persona… “se vale” entonces?? jajajaja

  12. entonces sí vale 😀
    (si están de acuerdo ita y winnie)
    os parece buena idea que abramos un post para la comida? es por mantener la magia del blog hasta el último minuto…
    si os parece mejor, nos meileamos y en paz 🙂
    un beso a las tres
    p.d.

  13. Jajjajjajajajj reconozco que me encanta la voz de la persona que quiero y el ordenador es otra historia, las dos son buenas si el resultado es que os juntéis
    OLE por la comunicación sea cual sea.

  14. ey ey que llego tarde al debate…..Yo me apunto… que sí..post post! post!….Ana es que estaba bobita leyendo tu relato….Besos chicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s