si quieres ser más feliz lee este post

Chic@s, nuestra querida Optimista acaba de lanzar una alerta en forma de comentario que rápidamente elevo a la categoría de post:

Ana, queridiña, me gustaría utilizar tu blog para contar que ha aparecido (una vez más, y ya van 4) un gatito en mi vida. Es lo más riquiño del mundo, una bolita de pelo, todo negrito y parece que tenga el pelo largo, aunque seguramente sea demasiado peque para estar seguros. No lo he cogido pero lo tengo más que fichado y me voy a por él de cabeza en cuanto encuentre a alguien que lo vaya a tratar como se merece. Ya he “maileado” a todos mis contactos pero por si acaso, se me ocurre pedirte ayuda…
🐱
Gracias!!!!

Quizá alguno de vosotros esté deseando que llegue a su vida una cosita pequeña y peluda que le haga sentir cosas que nunca había sentido (o sí), que ponga un punto de misterio y dos de glamour en su día a día, que le arranque risas y sonrisas; alguien a quien mimar y de quien recibir mimos; un animalito limpio por naturaleza, independiente, coqueto, cariñoso… Un bichiño que, a cambio de que lo quieras y lo cuides, te dará mucho más de lo que te imaginas. Sólo una advertencia: si probáis a poner un gato en vuestras vidas estáis perdidos, ya nunca podréis vivir sin él. 🙂

No me llegan las palabras, así que no me resisto a utilizar -gracias desde ya- las de Sísifo: gato.

Lo dicho, pensadlo. Pasadlo. Y contadnos. Razón, aquí.

gatino

Anuncios

2 Respuestas a “si quieres ser más feliz lee este post

  1. Mil gracias por el post, yo caí en el trampa y un día recogí una gatita de la calle y desde entonces ya no puedo vivir sin ellos. Tengo tres a las que quiero con toda mi alma, la última la tengo desde hace bien poquito y todavía sigo a vueltas con los biberones… yo tampoco tengo palabras para describir lo que me hacen disfrutar pero suelo decir que el ronroneo de un gato cura más que el mejor de los ansiolíticos!!!!!!
    A ver si tenemos suerte, y gracias por tu iniciativa.

  2. Y que lo digas Ana, yo tengo tres gatos y los quiero una barbaridad. De hecho uno de ellos me dio un susto de muerte este verano el muy gamberro porque se tiró de la terraza (vivo en un octavo), por fortuna sólo se dislocó una pata y ya está bien.

    Lo malo es que pronto me tendré que separar de ellos también, menos mal que lo dejo en buenas manos. Besos y ronroneos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s