a la salud de Tere

Hoy he tenido comida con unos excompañeros de trabajo, ya unos amigos. Nos reunimos de vez en cuando para contarnos cómo nos va la vida, darnos un homenaje gastronómico, hacer las bromas de rigor y recordar por qué, siendo todos tan, tan distintos, seguimos siendo amigos.

Mientras esperábamos a que llegasen todos con un buen Ribera del Duero, alguien me soltó: -¿No te has enterado? Esta mañana ha muerto Tere. Sí, mujer, la que trabajaba hace años con nosotros, la que andaba con un bastón.

Nunca llegué a coincidir con Tere en el trabajo. Cuando yo llegué ella se había jubilado ya. La conocí hace tiempo por casualidad, en el bar que había debajo de nuestra oficina. Un día estaba yo en la barra tomando un café y ella a un par de metros, con una caña de cerveza y, como quien no quiere la cosa, nos pusimos a hablar. Era una chica en cuerpo de señora, con su bastón, sus gafas y su sonrisa inteligente. Y daba gusto charlar con ella. La invité a la caña y ahí nació una relación peculiar, de complicidad.

De vez en cuando volvíamos a coincidir en el mismo lugar y unas veces me invitaba ella y otras veces era yo, y siempre pasábamos un buen rato. Nada especial, conversaciones de barra, ya sabéis. A veces, incluso, sin palabras, sólo un saludo y un par de sonrisas.

Meses más tarde me enteré por mis amigos de que mi compañera de cañas había trabajado con ellos y ya tuvimos un punto más en común. A pesar de los años que nos separaban y de no saber casi nada la una de la otra teníamos una conexión especial, no sé. Saboreamos juntas esos pequeños momentos cotidianos.

Era una mujer interesante. Se la veía independiente y segura de sí misma, toda una mujer. Y, por lo poco que pude conocerla, sé que disfrutó de la vida. Se ha muerto joven. Es que arrastraba muchos problemas de salud, me cuentan. Definitivamente, las personas que merecen la pena siempre se mueren demasiado jóvenes.

Aquí os dejo una rumbita para que disfrutéis a su salud la tarde. Y la vida.

Sé que a Tere le hubiera gustado. Un beso.

Anuncios

2 Respuestas a “a la salud de Tere

  1. Por primera vez me he fijado despacio en la letra de esta rumbita. La verdad es que dice cosas que me encantan:
    -“voy caminando por la vida sin complejos ni temores….que el llorar no me hace daño siempre y cuando tu no llores”
    – “y este año le pido al cielo la salud de la anterior, no necesito dinero voy sobrao en el amor”
    Y digo yo ….sí caminemos por la vida sin pausa pero sin prisa….total son dos días…vamos a disfrutar.

  2. sí, winnie, a mí es que me encanta esta letra, y es que es escucharla y alegrarme el día
    un beso, guapa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s