o igual sí lo sé

Qué ironía. Una, que se conoce bastante bien -aunque a veces la vida te sorprende-, sabe que tiene muchos defectos graves. Pero muchos. Y convive con ellos como puede. Los tolera y los comprende, cuando seguramente debería hacer algo más, como intentar enmendarlos. En cambio, a las personas que quiere de verdad las presume casi inmaculadas, hasta que se da cuenta de que no. A veces dolorosamente. Y se le caen los mitos. Y a los mitos es muy difícil tolerarles los defectos, porque dejan de serlo.

No me siento especialmente orgullosa de algunas cosas que he hecho. Alucino cuando alguien dice que no se arrepiente de nada, que no cambiaría ni una coma de su vida. Yo me arrepiento de muchas cosas que no haría si pudiese volver atrás. Seguramente soy peor que la media de los mortales, lo pienso a veces. Y aún así -otra vez la ironía- doy por hecho que merezco a mi lado a alguien muy especial. De hecho, siempre he presumido de tener a mi lado a los mejores.

Pero, claro, no podía ser tan bonito. En los últimos meses mi cabeza y mi corazón han estado -están- muy revueltos. He sufrido y he causado sufrimiento. Mucho. Y, sin embargo, la persona más lastimada me ha demostrado en todo momento que es mucho mejor que yo. Que es un amigo de verdad, un compañero generoso, que me respeta libre -lo que más me gusta de él- y me quiere por encima de todo. Me ha sorprendido -me sigue sorprendiendo cada día- devolviéndome sinceridad por mentiras.

Me considero una persona noble y que va de frente. Sin embargo -otra ironía más- he mentido muchas veces. Algunas por salvar el pellejo y otras, las más, por no lastimar. Él no. Por eso le han dolido más mis mentiras, porque él nunca miente, nunca actúa subrepticiamente. ¿O sí?

Hubo una vez, creo. Una llamada sospechosa a cierto canal de televisión local. Me hizo sospechar. Pasó. No lo creí capaz. Pero hoy, no lo puedo evitar, hoy está a punto de caérseme un mito. Unos cuantos mensajes anónimos en un blog me tienen el corazón acelerado de miedo. Puede que quien yo creía noble no lo sea tanto. Puede que lo que yo más apreciaba de estar a su lado, la libertad, sea en realidad una libertad vigilada.

Soy tolerante. Otra vez mis defectos y mis errores hacen que comprenda que el ser humano es débil. Comprendo y perdono casi todo. Más cuando amo. Pero no todo. Por muy enamorada que estuviese, hay tres cosas que me harían bajar de la nube rosa de inmediato. Una, por supuesto, el machismo, aunque afortunadamente sólo lo conozco por las películas. Otra, los celos, porque no entiendo el amor como posesión. La tercera, que crucen el límite de mi intimidad.

Siempre he pensado que es mucho menos íntimo compartir tu lecho que tu agenda. De hecho, he compartido cama con muchas personas, pero a muy, muy pocas he permitido que lean mis notas y con menos aún he compartido equipo y hasta usuario administrador. Y, desde luego, doy por hecho que ésas no utilizarán sus fuentes privilegiadas -confiadas- para hacerme daño.

Claro, seguramente no soy la más indicada para juzgar a nadie. A veces el dolor es tan intenso que nos saca lo peor, eso que también todos llevamos dentro. Y en el amor y en la guerra, ya sabéis, todo vale.

Perdonad el rollo. Pero es que hoy tengo el corazón helado por la sospecha. Tengo miedo porque sé que hay puertas que si se cruzan no permiten volver atrás. Y creo que estoy a punto de cruzar una.

Y aunque las lágrimas no me dejen seguir, mientras Chisco me habla preocupada desde su atalaya junto al teclado y el cielo fuera se viste con traje de agua, le quiero dedicar esta canción. Él sabe que lo quiero. Aunque sí. Y -ojalá- por si no.

Anuncios

7 Respuestas a “o igual sí lo sé

  1. ¡qué entrada más sincera ana! No exiten mitos ¿sabes? hasta el más y la más perfect@ de los mortales caen a veces a ras del suelo. Y es cierto que cuando tenemos el corazon y la cabeza revueltos…todos hacemos daño y mentimos , pero no creo que haya maldad en ello. ¡Se nos olvida tantas veces que somos humanos y que padecemos y sufrimos….! En tu entrada anterior decías que estabas triste…aupa Ana, llega el finde, es 7 y tu eres muy buena gente….Aupa Ana y no dejes escapar amigos como los que tienes, sí, el que te devulve sinceridad por mentiras…yo no tengo duda de que a esas personas que “crees” haberlas hecho daño…si siguen a tu lado es por que te quieren y lo vales…Aupa Ana. Un beso

  2. sin palabras pero tienes una mano que te acercara a las estrellas que te regalara un trozo de cielo que como los vampiros al caer la noche encendera una vela y te hablara con el corazón.
    No estes triste porque hoy no regales este día a la tristeza cuando le tenia pedido hace tiempo el amor.

  3. Esto de sentir que te conozco sin apenas conocerte es lo que me impulsa a escribirte para mandarte un abrazo de anónimo pero sincero cariño. Sin embargo no puedo aportar mucho más que esto, precisamente por no conocerte lo suficiente para ser capaz de leer entre líneas. Sólo te diría además, que opino que los mitos sí que existen pero que está en nuestras manos que lo sean. No creo que sean seres especiales tocados por la varita de infalibilidad sino tan sólo gente corriente a la que, por los motivos que fueran uno mitifica y eso nos impide ver aquello que los acercaría al común de los mortales y por ende, a nosotros mismos, es decir sus debilidades… En tus manos está pues mantenerlos en pie, yo que soy mitómana por naturaleza, me he acostumbrado ya a ponerme la venda con frecuencia!!!!

  4. Ana, he llegado del trabajo hace un rato y todavía ando un poco espeso, pero me hago una idea de lo que estás pasando. En junio dejé a mi novio, llevábamos casi un año y hasta el momento en que le dije que me iba a presentar a las oposiciones para correos todo iba bien, pero a raiz de ahí se volvió superposesivo y le acabé dejando porque nunca me han gustado las relaciones absorbentes y basadas en controlar a la otra persona.

    Muchos besos, Ana, que vales mucho. Ánimo.

  5. muchísimas gracias, chicos 🙂
    me han ayudado mucho vuestros ánimos y estoy mucho mejor
    me voy de finde, pero os he dejado un par de cositas programadas para que os entretengáis, ya que últimamente mis queridos blogeros andan un poco vagos actualizando… 😀
    besossssssss

  6. sólo enviarte ánimos, con todo lo que acabas de expresar la decisión que tomes estará siempre justificada, renunciar a tomar una decisión sería dejar de ser tú misma.bss

  7. gracias, maddriz, se te echaba de menos
    y gracias, amor de mi vida, por ayudarme finalmente, como siempre
    todos, a veces, tenemos que sacar lo que llevamos dentro por algún resquicio… lo entiendo y me siento culpable por haberlo provocado, que sepas que tqt

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s