tropezones

Esta mañana he tropezado. Hasta ahí, todo normal. Una es de lo más patosa -he salido a mi madre, eso dice ella- y se pasa el día a traspiés y golpes con todo lo que no se mueve. A cambio, tengo un sentido del equilibrio bárbaro que hace que no me caiga casi nunca, aunque las posturitas para conseguirlo sirvan de choteo a mis amigos (tenga una amigos para esto).

Eso sí, no hay día que no me descubra un moratón que no sé cómo ha llegado a mi pierna. Pero antes era peor, hasta los 18 años no tuve nunca las rodillas sanas.

La cuestión es que esta mañana tropecé con uno de los cables de mi ordenador. Por supuesto, no fue culpa del cable ni de un despiste mío. El pobre llevaba un par de años en el mismo sitio y lo tenía controlado.

El problema fue la visita de uno de esos expertos en salud y seguridad en el trabajo que ayer mismo se dedicó a diagnosticar los puntos negros de nuestra oficina. Y determinó, muy ufano, que el cable era un auténtico peligro para todos.

Resumiendo, que no paró hasta integrarlo, junto con otros cables, en un coqueto manojo al que sólo le faltaba un lazo rosa. Total, que el dichoso manojo descontroló totalmente mi conocimiento del medio hasta que esta mañana casi acaba en tragedia.

Y -sin entrar a cuestionar a los expertos en seguridad, que ahí ni entro- digo yo: ¿de dónde habrá salido tanto cable si todos los aparatitos que tengo son wifi????? Yo pensaba que wifi quería decir comunicación inalámbrica, sin cables, por ondas.

Pues va a ser que no. Mi casa, desde luego, parece un centro de operaciones de la Nasa. Que si el cable del router inalámbrico hasta el enchufe, que si el cable del showcenter inalámbrico al mismo enchufe, el del pc al monitor, el del pc al cacharrito de los altavoces inalámbricos, el cable del pirulí ése del ratón inalámbrico a la unidad central… Lo único que de verdad era inalámbrico era el teclado, y he tenido que cambiarlo por uno con cable, porque estaba hasta el gorro de poner pilas nuevas.

Eso, sin contar los miles de cables que no se ven: el de cargar el móvil, el de descargar la cámara, el de descargar la otra cámara, el de la batería de la grabadora… que cada uno es de su padre y cuando te hace falta tienes que encontrar el adecuado entre tanto lío, ¿no podían unificar cables y que uno mismo valiese para todo?

Los únicos que conozco que adoraban los cables eran Óscar y Pablo, mis queridos conejos enanos. Esos dos se comieron todos los que había en casa, justo al límite para no electrocutarse. Sabios ellos. Y, los muy puñeteros, enseñaron también a los chiscos. Total, que una tarde, al volver a casa, me los encuentro a los cuatro dale que te pego al cable de la antena. No sabéis que risa. Les hice una foto para inmortalizar el momento que, en cuanto encuentre, cuelgo aquí porque es de antología. 😀

Bueno, lo dicho, que cuidado con los tropezones, que la salud y la seguridad son muy importantes. Yo, de momento, voy a ver si consigo deshacer el manojo.

Anuncios

5 Respuestas a “tropezones

  1. en una ocasión de mi faceta manitas quise pasar un cable de un lado del salón a un cuartito pequeño abrí un cajetín de registro y tire de un cable esperando que en el otro lado algo se moviese, pero no, el caso que ese cable nunca supe a donde iba a sido siempre un misterio cosas que pasan

  2. pobres tus chiscos una de dos o tenían hambre o que te ven a la tele o a la tecla con el adsl y claro, también quieren su ración… entrañable foto que confío podamos ver. bss

  3. Jajajajjaja. No me quito de la cabeza, después de leer esto, la imagen de la oficina en tu casa jajaja. Yo no sé cómo aún no has tenido ningún accidente doméstico.

    Por otras cosas, en cuanto a lo de la TV de hoy. Sin duda, Gran Hermano. Es la noche del terror tia!! Es un clásico!! No puedes dejar de ver a la gente haciendo el ridículo jajajaja.

    Muaka amor!! Norteños unidos!

  4. Hola Ana, no sabía dónde contestar a tu comentario de hoy en mi blog, soy un poco mayor (35 taquillos ya…) y esto de las nuevas tecnologías me ha pillado un poco mayor y no sé si se supone que lo tengo que hacer en mi propio blog o qué coño!!! He pensado en escribirte aquí, en el tuyo, que seguro que me lees… Sólo quería decirte que me sigue encantando leerte y que me leas y que espero no estar dando la imagen equivocada y parecer obsesionada con el tema de la maternidad, pretendía lo contrario, tratar de desdramatizar el tema y normalizar un tema tan común como el de los tratamientos de fecundación, a los que cada vez más mujeres nos tenemos que someter. Trato de reflejar que se puede vivir como una aventura divertida incluso (yo, hasta ahora al menos lo estoy disfrutando) y que se puede y debe hablar del tema igual que la gente habla de cuándo le quitaron las muelas del juicio (por ejemplo) con todo lujo de detalles y sin traumas de ningún tipo! AH! Y tampoco me parece que la maternidad pase por el embarazo y el parto, tengo la adopción muy presente, pero algo más complicada por temas de cirscunstancias personales y por la maldita burocracia implicada, pero… no está descartada!
    Bueno, en finssss, que más besiños para ti y mil gracias por tu cariño anónimo!!!
    Nuria

  5. Mi querida optimista, me alegro mucho de comprobar que no te agobia el tema, me tenías un poco preocupada 🙂
    Igual lo di por hecho porque -desde mi absoluta ignorancia en el tema- pensaba que cuando alguien se embarca en algo tan complicado…
    De todas formas, insisto en que deberías de deleitarnos contándonos más cosas en tu blog, porque tienes una forma muy divertida de escribir, y seguro que nos estamos perdiendo muchas cosas
    No te preocupes, esto de los blog es fácil y casi no tiene normas, puedes contestar donde quieras. normalmente se hace en el mismo lugar donde está el texto que quieres contestar, para que pueda seguirse el hilo. Si entras en ‘Mi cuenta < Tablero < Mis comentarios’ podrás ver el hilo de todos tus comentarios en el tuyo y otros sitios
    y, por cierto, con 35 eres una niña 🙂
    besitosss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s